martes, 7 de febrero de 2017

La muerte te permite hablar de sentimientos tan fuertes como el miedo, la nostalgia o el amor

ENTREVISTA A LUIS PONCE, COORDINADOR Y AUTOR DE ‘DE MUERTE’: Oscar Senar
Hablar de un cómic con 23 autores y 13 historietas puede ser complicado, y más si este tiene como tema el nada agradable tránsito al más allá. Alguien tienen que ejercer de portavoz del equipo creativo, y en este caso el elegido es Luis Ponce (Valencia, 1984). Él es uno de los coordinadores de ‘De Muerte, una obra colectiva gestada en Valencia, editada en Aragón y destinada al mundo entero. Porque no hay nada más universal que la muerte.
¿Cómo y por qué surge ‘De Muerte’?
Tras publicar ‘Valentia’, el grupo de dibujantes y guionistas seguíamos quedando, a veces para seguir presentando y promocionando el álbum y, con el paso del tiempo, simplemente para merendar o tomar cañas. Era inevitable ponernos a pensar en un nuevo proyecto colectivo, ya que de ‘Valentia’ salieron muchas parejas creativas que publicaron otras obras como ‘Chorizos’ o ‘Carroñero’, pero nos apetecía hacer algo todos juntos que justificara el seguir quedando a tomar cañas sin sentir que estábamos tirando la tarde (risas).
¿Qué tiene la muerte que, a pesar del mal rollo que da hablar de ella, tanto nos atrae cuando es tratada por la ficción?
Es verdad que hay películas, libros, cómics y hasta canciones en torno a la muerte, supongo que es porque partiendo de contar una historia sobre la muerte puedes hablar de sentimientos tan fuertes como el miedo, la nostalgia o el amor.
Tenéis la idea, tenéis a buena parte de los dibujantes... Aquí es donde entra el trabajo de los coordinadores. ¿Cuál ha sido vuestro papel?
A una de las reuniones de las que hablaba antes acudimos Ricardo Vilbor, Miguel Delicado, Ana  García, Víctor Puchalski y yo únicamente. Ese día queríamos hablar sobre el tema de a quién nombrar coordinador del proyecto y, para que la cosa avanzara, decidimos ser coordinadores los cinco: somos amigos y tenemos un criterio parecido, así que no ha habido problema. Gracias a las nuevas tecnologías hemos podido coordinarnos entre nosotros y coordinarnos con el resto de compañeros; el whatsapp, el Facebook y el Dropbox son herramientas geniales para comunicarnos y compartir los avances. El trabajo de los coordinadores es también poner ‘dead lines’ o salir a buscar editorial; en nuestro caso por suerte dimos con GP Ediciones.
¿Qué criterios habéis seguido a la hora de hacer parejas creativas?
Las primeras parejas se formaron tipo ‘draft’ de la NBA: los guionistas colgaban en un blog privado las sinopsis y los dibujantes elegían la historia que querían dibujar, así una vez se empezaba a escribir el guión definitivo conocías a tu compañero y se podían poner ideas en común.
‘De muerte’ tiene interés por lo que cuenta, pero también por quién lo cuenta. Hay autores que el público ya conocía, pero otras son recientes incorporaciones al panorama comiquero, como Xulia Vicente, Núria Tamarit o Laura Pérez... ¿Ha tenido un punto de emoción ver su crecimiento como autoras?
Xulia y Núria sacan ahora un tebeo cada mes [risas]. Son geniales y todos creemos que tienen un futuro brutal en el cómic. En el caso de Laura, era una joven veterana de la ilustración que nunca antes había hecho cómic, y casi de seguido le llegaron nuestro ofrecimiento para participar en ‘De Muerte’, el premio Valencia Crea de cómic y el premio FNAC-Salamandra Graphic. Seguro que Laura tendrá mil ofrecimientos de editoriales para seguir haciendo cómics, su dibujo es genial y trabaja muy rápido y sin descanso, además es genial como compañera de proyecto y ha tenido la generosidad de currarse la portada.
No sé si a vosotros mismos os ha sorprendido la variedad de enfoques por el que han optado los autores, hay desde humor negro a ciencia ficción, pasando por el histórico o el fantástico.
La muerte da para contar historias muy potentes sobre el paso del tiempo, el amor u otros sentimientos universales, pero también es un punto de partida genial para narrar historias de ciencia ficción o de crimen. Creo que si hoy empezáramos el proyecto desde cero es posible que un guionista que ha optado por una historia nostálgica optara por escribir algo sobre una sociedad distópica en la que no existe la mortalidad y que el dibujante que ha elegido una historia oscura optara por elegir una historia melancólica y reflexiva. Lo bueno es que la variedad ha llegado con total naturalidad.
En tu caso, firmas el guión de ‘Todos los jueves’, una historia junto a Laura Pérez en la que hablas de algo muy común: la incomodidad de acudir a un entierro.
Siempre me ha chocado la brutalidad con la que entran estas noticias en tu vida, antes sonaba un teléfono de madrugada y sabías que algo había pasado, también recuerdo las campanas de la iglesia cuando pasaba los veranos en el pueblo. La  muerte de un ser querido, salvo si es esperada por alguna enfermedad, siempre te cogerá por sorpresa pero si encima llega con un whatsapp mal redactado y un sábado cuando estás entre cervezas se convierte en algo casi grotesco. Nuestra historia ‘Todos los jueves’ habla de esto y también de lo positivo que se puede sacar de algo tan triste como un entierro.
Las historias están enmarcadas por un prólogo y un epílogo de Ricardo Vilbor y Agustín Ferrer. ¿Cómo se suman al proyecto?
Queríamos darle cierta coherencia conjunto y pensamos en darles un prólogo y epílogo protagonizado por la propia muerte. Ricardo Vilbor, que era ya uno de los guionistas del proyecto, se ofreció a escribir algo con esa base, y fue él también quien pensó en Agustín Ferrer para dibujarlo. Nos pareció una idea genial, porque todos éramos fans de su ‘Cazador de sonrisas’.


No hay comentarios:

Publicar un comentario