'Alerta Bécquer', una alocada road movie sobre el robo de los huesos del poeta. JESÚS JIMÉNEZ (@vinetabocadillo)

Publicada en 2011, la novela Alerta Bécquer, de Miguel Mena (Madrid, 1959), es un pequeño clásico que narra el delirante robo de los huesos del poeta por parte de dos adolescentes. Un argumento en el que la “Ley de Murphy” se convierte en la gran protagonista. Ahora el guionista Raúl Guíu y el dibujante Juanfer Briones (El último templario) adaptan la novela al cómic en Alerta Becquer (GP Ediciones)
“La idea de transformar Alerta Bécquer en un cómic –asegura Raúl- surge de las mentes inquietas de Daniel Viñuales y Sara Perales, los editores. Cuando me proponen convertirla en un guión, yo había leído media docena de novelas de Miguel Mena, pero ésta todavía no. Al leerla, y debido a su ritmo, su humor, sus personajes y su argumento enloquecido, me pareció una estupenda elección”.
“La novela de Miguel Mena –añade Juanfer Briones- es un clásico de la literatura juvenil en Aragón y lectura obligatoria en muchos institutos. La amistad, el amor juvenil, el robo de unos huesos, eran de por sí un punto de partida muy sugerente para mí. Después los personajes tienen ese carisma que les sabe dar Mena y que dan mucho juego para dibujarlos incluido el antagonista principal. Humor y aventura con mucho sabor a la "línea clara" que tanto me gusta. También la posibilidad del salir del S XIII en el que por una serie de circunstancias parecía haberme quedado "encerrado". Necesitaba contar una historia sin espadas”.

El robo de los huesos de Bécquer

El arranque de la historia, que habría encantado al propio Bécquer, lo resume Raúl: “Eduardo, tratando de impresionar a su novia, algo gótica y bastante romántica, decide cumplir con lo que ella deduce que fue la voluntad de Gustavo Adolfo Bécquer: descansar eternamente a los pies del Moncayo. Así que, junto con su amigo Óscar, deciden robar los restos del poeta enterrado en el Panteón de Sevillanos Ilustres de Sevilla y trasladarlos hasta el cementerio de Trasmoz. Pero el extravío fatal del cráneo de Bécquer les conducirá a un viaje disparatado”.
Un viaje que el guionista describe como: “Una road movie trepidante llena de humor, quimeras juveniles, fracasos entrañables y situaciones delirantes. Es interesante en la novela descubrir que detrás de esa primera capa de aventuras desenfadadas se tratan temas tan trascendentes como el amor, la codicia, la amistad, el valor, la insensatez…”
Juanfer destaca que: “Es una mirada amable sobre esa juvenil locura transitoria que llamamos amor y como se puede convertir en motor de las más absurdas epopeyas En este caso robar los huesos de Bécquer de su tumba en Sevilla y llevarlos la pueblecito aragonés de Trasmoz. Y claro como en todo viaje (iniciático) que se precie hay dos formas de afrontar las diferentes situaciones que se suceden: la romántica y la pragmática, encarnadas por los dos personajes masculinos. Amor y amistad son dos buenos temas para hablar de ellos”.
“Cuando recibo el encargo y el guion de Raúl -continúa el dibujante- no me planteo sorprender y sí intentar ser fiel al espíritu de la novela y, sobre todo, entretener. Ya de por sí creo que el guión es muy divertido así que he intentado reforzar visualmente las escenas de humor y acción con toques Slapstick y llevarlo todavía más a la comedia aprovechando esos personajes que son un poco un poco una versión igual de romántica pero menos cínica de Lemmon/Matthau o más Quijote/Panza, si lo prefieres”.
Los autores han conseguido trasladar el sentido del humor y el alocado ritmo del cómic a la novela. “Gracias a ese ritmo ha sido muy fácil adaptar la novela –afirma Raúl- En el original no hay interminables páginas de descripciones meticulosas o reflexiones sesudas, sino acción a raudales. Es por ello que a pesar de ser una novela corta nos ha quedado un cómic de más de 100 páginas. Y eso que hemos tenido que reducir, con pesar, alguna de las tramas secundarias”.

Los protagonistas

Raúl nos presenta a los protagonistas de esta hazaña romántica que se convierte en una locura: “El primero es Eduardo, un joven universitario dispuesto a protagonizar la más grande historia de amor jamás contada. Óscar, su fiel amigo que le acompaña en la aventura y al que le será imposible hacer entrar en razón a su compañero”.
Dafne es la carismática estudiante de bellas artes, que hace desencadenar la aventura en un inocente taller de poesía”.
“Y completan el reparto –concluye el guionista- Leo Rivas, el ambicioso presentador de un programa de misterio y parapsicología que ve en este caso la oportunidad de convertirse en leyenda de la televisión. Y el agente Ruiz, el intrépido policía que conducirá la investigación del caso. Bueno, intrépido, lo que se dice intrépido…”
Unos personajes que Juanfer ha llevado a las viñetas: “Sobre todo he disfrutado mucho con las expresiones de los personajes; y lo más complicado ha sido el cambio de escenarios que debía ser reconocibles “.
“También -añade- hubo alguna situación curiosa como la dificultad de explicar determinados gags como el de "La chica de la curva" para el que tuvimos que añadir una escena y además una breve explicación al final de álbum. No es spoiler, ojo".

Un recorrido por Aragón a lo James Bond

Por último, otro de los protagonistas son las ciudades por las que nuestros protagonistas persiguen los huesos de Becquer, desde Sevilla a Trasmoz, pasando por Teruel, Cuenca o Tomelloso. “Ha habido que intentar hacer "reconocibles" los escenarios, claro, pero tampoco ha sido una obsesión –asegura el dibujante-. Creo que la gente reconocerá las diferentes localizaciones ya que he buscado esos elementos característicos de cada ciudad y pueblo. Es un paseo también por la geografía en modo "road movie".
“Es un poco un recorrido a James Bond que a veces parece una guía turística, es cierto. Es parte del encanto de la novela y no se lo podíamos robar al cómic. Mena adora Aragón y no pierde la ocasión de mostrarlo con todo su "sabor" como ya hizo en Bendita Calamidad, tanto la novela como la película de Gaizka Urresti” -afirma el dibujante-.
Tras varios cómics históricos como El último Templario o Amantes. La leyenda de Teruel, Juanfer demuestra que también domina los paisajes urbanos. Así nos comenta su dibujo en este cómic: “Yo soy fan de la línea clara pero no busco estilo concreto, dejo que fluya y que los elementos aparezcan solos. Como siempre, intento que el color aporte dinamismo y vistosidad y que el dibujo acompañe la historia sin que sea protagonista sino reforzando el guión. Me quedo con una frase de Mena que me dijo que "leyendo el cómic se había reído con sus propios chistes". Para mi, objetivo conseguido”.

Sus proyectos

En cuanto a sus proyectos, Raúl Guíu es realizador y guionista y parece que, de momento, volverá al cine: “A mí me “ficharon” para este proyecto por mi experiencia en la escritura de guiones de cortometrajes. En este 2019 vuelvo a mi terreno natural y estoy preparando mi próximo corto”.
En cuanto a Juanfer Briones, compagina las dos cosas: “Estoy acabando unos dibujos para un documental que todavía no sé cuando podrá verse. El que si puede verse ya es mi trabajo para Aritzmendarrieta, el hombre cooperativo un fantástico documental de Gaizka Urresti con el que tuve oportunidad de colaborar en unas animaciones. Y en cómic trabajo en un guión de Juan Pérez con la Guerra Civil como trasfondo, brigadistas como protagonistas y una pitillera como elemento conductor. Si la acabo, creo que la podré llamar novela gráfica”.
Mientras, no os perdáis su divertidísima y alocada versión de Alerta Bécquer.

Comentarios

Entradas populares